Y yo, ¿qué puedo hacer?

Áreas de acción de los Voluntarios I.S.C.E.

  • Residencias Materno-Infantiles.
  • Centros de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Formación Profesional.
  • Centros de Terecera Edad.
  • Casas de Acogida.
  • Centros sanitarios.
  • Granjas escuelas de formación.

Los cuatro pilares

En nuestras actividades ponemos el acento en la formación en valores abierta a la igualdad, fundamento de toda convivencia:

  • Respeto a la dignidad de la persona.
  • Uso responsable de la libertad.
  • Compromiso con la paz.
  • Entusiasmo como forma de afrontar la vida.

Decálogo del Voluntariado

  1. Los voluntarios que se incorporan al I.S.C.E. han de ser, en todo momento, respetuosos con los principios del Instituto, aunque no necesariamente han de ser personas católicas.
  2. Los voluntarios del I.S.C.E. prestarán lo mejor de sí a los beneficiarios (en este caso, niñas), de forma gratuita y desinteresada, sin esperar ni aceptar ningún tipo de compensación material o económica por lo que hacen.
  3. La forma de realizar su trabajo será siempre con profesionalidad, humanidad y eficacia, conociendo y aplicando los métodos propios del I.S.C.E., en las tareas encomendadas, y respetando, además de tener  siempre en cuenta, la situación de la persona a la que se atiende.
  4. El voluntario, siempre ha de reconocer, respetar y defender activamente la dignifidad de las personas que atiende, conociendo y acatndo la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de los Derechos del Niño.
  5. El voluntario respetará siempre el I.S.C.E., sin utilizarlo en beneficio propio siendo en todo momento discreto, de confianza con la información que le llegue de los beneficiarios y poniendo en conocimiento de la Dirección del Centro o de su coordinadora, cualquier problema o información que se le plantee por las personas que atiende.
  6. El voluntario se debe comprometer, después de reflexionarlo, libre y responsablemente, complinedo con las tareas adquiridas y realizando con seriedad lo encomendado, pues forma parte de un engranaje en el que si una pieza falla repercutirá en el resto.
  7. El voluntario debe informarse y formarse de lo que debe o se compromete a hacer, cuándo y dónde exactamente, para conocer si dispone de ese tiempo y de las energías que se le están demandando.
  8. El voluntario debe participar creativamente. Sus ideas, aportaciones y sugerencias siempre serán tenidas en cuenta porque todos los voluntarios somos importantes en el I.S.C.E. y nuestra aportación pequeña hace se genere una gran labor par quien la necesita. Fomentará el trabajo en equipo, propiciando una comunicación fluida y una clima de trabajo y convivencia agradable.
  9. El voluntario siempre respeta a los otros voluntarios. No ha de consdierarse ni superior ni inferior a los demás. Todos formamos parte de la cadena de la solidaridad constituida por un equipo en el que todos somos necesarios, pero ninguno imprescindible.
  10. El voluntario, ante la sociedad, estará fomentando la justicia social y el incremento de la solidaridad en su entorno. Será una luz que ilumine en su entorno, dando a los demás la oportunidad de participar libremente en lo que él hace, con su testimonio.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Centro Juvenil Montserrat